Acceso

El mejor modo de predecir el futuro es inventándolo. Alan Key

Periódico ABC

Última Hora
  1. La vida puede cambiar de un día para otro. Lo hemos visto claramente con la pandemia a nivel general, pero además en el caso de la irrupción de enfermedades como el Alzheimer, la demencia, el cáncer, los infartos o los ictus pueden provocar cambios radicales en cualquier familia. Cuando un ser querido se convierte en una persona dependiente son muchas las preguntas, las inseguridades y los temores que surgen en su entorno más cercano, especialmente en el cuidador o cuidadora. Esa persona se enfrenta a un doble reto pues por un lado debe dar respuesta a las necesidades físicas y emocionales de alguien vulnerable asumiendo muchas responsabilidades pero al mismo tiempo tendrá que hacer equilibrios para conciliar su vida personal y laboral con su vida como cuidador. La tarea del cuidador no es fácil pues en esta tesitura el cansancio físico y el agotamiento psicológico conviven a menudo con emociones desagradables como la culpa y la ansiedad. Por eso el neuropsicólogo Xavier Montaner reúne en su libro «Me cuido, te cuido» (Grijalbo) algunas de las herramientas más eficaces para hallar el equilibrio, responder de modo más flexible a las situaciones difíciles y enriquecer la conexión y la comunicación con su ser querido. Con él hemos hablado de los estadios por los que puede pasar un cuidador y cómo es posible convertir algo tan dura en una oportunidad para crecer y ser más feliz. «Tienes que ser fuerte»... ¿Cómo debe afrontar el cuidador ese primer «consejo gratis» que recibe en cuanto se enfrenta al cuidado de una persona dependiente? Ese mensaje siempre viene desde la buena voluntad, pero puede volverse dañino. Vivimos en una sociedad en la que está muy extendida la idea de que tenemos que «aguantar, aguantar y aguantar». Y esa idea puede pasar factura a la persona que cuida. Cuidar una persona dependiente, ya sea un familiar, la pareja o un ser querido es un reto siempre cambiante que implica sentir emociones difíciles como ansiedad, culpa, vergüenza y miedo, pero también cansancio físico o incluso agotamiento. Por tanto más que a ser fuerte, a lo que invito es a ser flexible, a saber moldearnos a nosotros mismos a lo largo de este largo camino que implicará que sintamos cosas muy distintas en cada momento porque la persona que cuidamos irá cambiando a lo largo del tiempo y nosotros también. No es el familiar o la persona a la que cuidamos la que debe adaptarse, es el cuidador el que tiene que adaptarse a sus necesidades porque es cierto que la persona dependiente acabará siendo, en algún punto de la enfermedad, una persona vulnerable e indefensa, pero lo que debemos tener claro es que nunca dejará de ser una persona. Y eso se olvida cuando vemos al enfermo como un problema que hay que resolver y no como una persona que, al igual que nosotros, tiene inquietudes, necesidades, deseos y dignidad. ¿Por dónde empezamos a trabajar esa flexibilidad que plantea como necesaria para ser un buen cuidador? Por la «C», de conocimiento. Lo primero de todo es tener información fiable y veraz para planificar cómo será el camino y saber por qué fases pasará el familiar y por qué fases pasaremos nosotros. También tendremos que conocer cuáles son las herramientas que necesitamos para afrontar las fases difíciles. Y repito, no se trata de aguantar, sino de adaptarnos. Lo de «aguantar» se dice mucho cuando nos enfrentamos a algo que se presupone duro... La palabra aguantar es parecida a la de resignarse. Nadie se imagina (o nadie se quiere imaginar) a su familiar en una situación de vulnerabilidad, pero eso puede venir de un día para otro. Y ahí es cuando es importante aprender a aceptar. No a resignarse, ni aguantar, ni soportar porque estas palabras implican pasividad y una actitud defensiva que impide conectar con el afecto, la compasión y el amor. Sin embargo aceptar implica estar dispuesto a sentir cosas que a uno no le gusta sentir, como la ansiedad, el miedo o la culpa, al servicio de algo o alguien que te importa. No parece fácil... Una de las cuestiones que puede resultar dura es conciliar la vida personal y laboral, ¿cómo se trabaja para conseguir ese equilibrio? Debemos tener en la cabeza que vendrán tiempos difíciles, que no va a ser fácil y que, en función de lo que hagamos con nuestras emociones el trayecto de cuidar puede convertirse en cosas diferentes. Puede ser un camino de dolor, tristeza, negrura y soledad o puede convertirse en una oportunidad para aprender a cultivar cosas como la compasión, el afecto o la conexión con el ser querido. Aceptar está indisolublemente ligado a actuar. Uno no puede aceptar si no actúa. Cuando aparece esta nueva realidad en la vida lo desmorona todo. Y aquí es importante saber cuidar tus alianzas. Se da la circunstancia de que en el caso de algunas personas el rol de cuidador acaba devorando el resto de los roles de su vida, el del trabajo, el de las amistades, el de la pareja... Y eso es lo que puede llegar a convertirse en el «síndrome del cuidador quemado» y a hacer que el cuidador se vea desprovisto de su identidad. Por tanto desde el principio es importante tener claro que no se puede cuidar solo, que no se puede afrontar este reto sin alianzas. Es importante cuidar las alianzas con la familia, con la pareja, con los amigos y también con los recursos sociales que ayudan a que el trayecto sea algo menos duro. ¿Y qué sucede cuando hay una presión hacia el cuidador como amenazas de pérdida de empleo, posible ruptura sentimental, discusiones familiares...? Hay tantos escenarios como personas. En algunas familias hay muchas disputas y conflictos mientras que en otras va todo rodado. En estas situaciones en las que surgen conflictos de valores, entre el valor del trabajo, el valor de cuidar, el valor de conectar con la familia lo importante es aprender a priorizar lo importante, pero no desde el malestar emocional sino desde la capacidad de escoger con nuestros propios valores. Los valores personales son como las caras de un dado. Cuando ves un dado se ven tres caras y otras tres quedan ocultas. Hay momentos en la vida en los que tenemos que dar un giro a este dado. Por tanto cuando aparece esta situación puedes escoger implicarte mucho en el cuidado del familiar o puedes escoger no hacerlo. Esto último no está bien visto socialmente y tal vez por eso algunas personas cuidan a sus familiares porque «es lo que hay que hacer» o incluso porque «sienten que les toca». Y eso puede llevar a que no pidan ayuda porque no se quieren sentir culpables. Pero, ¿qué pasa? Que si no piden ayuda se ahorran la culpa, pero sienten más cansancio. Y cuando eso sucede es fácil que pierdan la compostura y la paciencia y algún día griten a la persona que cuidan, por ejemplo, y eso hará que se sientan aún más culpables... Es como el pez que se muerde la cola, aumentando el malestar y haciendo que el rol de cuidar se convierta en lo único que haces y que tu identidad se defina solo por cuidar a esa persona. Y eso te conviene en un mal cuidador. «Aceptar implica estar dispuesto a sentir cosas que a uno no le gusta sentir, como la ansiedad, el miedo o la culpa, al servicio de algo o alguien que te importa»Xavier Montaner, Neuropsicólogo En su libro menciona las tres 'C' que definen al cuidador flexible (conocimiento, conciencia y compromiso). Hemos hablado de la primera, pero ¿qué implica realmente tener conciencia? Tener conciencia es vivir de un modo más consciente. Para entender esta idea me gusta imaginar unos ojos abiertos o cerrados. Y el camino de cuidar siempre está cuidando y va a requerir nuestra mejor versión en diferentes momentos. Y eso tendremos que hacerlo con los ojos abiertos, de modo consciente. Eso es vital no solo para cambiar nosotros sino también para dar un trato más humano a quien está delante. Si no cuidamos con los ojos abiertos no habrá afecto ni conexión ni cariño. Todo esto sale desde la consciencia. Si se hace con los ojos cerrados tratamos al familiar como si fuera un objeto. Hay que hacer las cosas con intención y conectando con aquello que nos importa. Y eso conectaría con la siguiente «C», la del compromiso... Sí. El mensaje de esta parte del libro implica que es importante comprometerse con el tipo de persona que quieres ser en este mundo y con el tipo de huellas que quieres dejar para ti, para lo que haces y para los demás. Y estos valores son cosas que todos llevamos dentro y que a veces están adormilados. Lo que a veces hago con mis pacientes para que conecten con estas ideas es preguntarles: ¿Cómo tratarías a tu familiar si supieras que hoy es el último día de su vida? Cuando haces esa pregunta uno se da cuenta de que emergen palabras como amor, conexión y propósitos relacionados con el afecto. Detrás de esta respuesta es donde se esconde esos valores y decisiones relacionadas con el afecto que a veces son difíciles de llevar a cabo. Y esto es lo que ayuda a transfomar el dolor que conlleva cuidar en algo que puede llegar a ser bonito. Cuando el cuidador sufre emociones incómodas o desagradables puede llegar a preguntarse si es normal sentirse así o si se debe a que no es lo suficientemente paciente, buena persona, amable, cariñoso... Vivimos en una sociedad que tiende a patologizar todo y las emociones es lo primero que se patologiza. Todo lo que un cuidador siente o piensa son cosas completamente normales. Es normal sentir tristeza, culpa, rabia, vergüenza... Son reacciones de nuestro cuerpo a una situación que es difícil de sobrellevar. Por tanto lo importante no es la emoción que sientes sino lo que haces con ellas. Cuando entras en el camino cuidar la vida te pregunta: ¿Qué vas a hacer con todo esto que vas a sentir? Puedes escoger dos direcciones. Una es luchar contra las emociones con tristeza o rabia o puedes aceptar el malestar. Y cuando aceptas las emociones desagradables se acaban convirtiendo en otra cosa. Y yo te pregunto, ¿para ti es un signo de fortaleza ver que alguien no llora si ve que su familiar está sufriendo? No, no me parece un signo de fortaleza... Para mí tampoco lo es. Es algo raro. El problema acontece cuando intentamos tapar o intentamos ocultar las emociones que no nos gustan porque lo que consiguen es patologizar lo que sienten. El control es otra de las cualidades que destaca. ¿Qué podemos controlar y qué no podemos controlar como cuidador? La idea del control se puede aplicar tanto fuera como dentro de nosotros mismos. Algunas situaciones como la demencia avanzada llevan a que una persona a la que se cuida pueda experimentar delirios o situaciones de este tipo y esto, en cierto modo, son problemas que no podemos resolver. Por eso es tan importante el conocimiento porque es importante saber qué cosas pueden cambiar y cuáles no en la evolución de la enfermedad de tu familiar. Si no lo puedes cambiar ni controlar, es mejor no discutir con el familiar. Hay que hacer algo diferente con la rabia que sientes. Tendemos a intentar siempre acabar con el malestar interno porque a nadie le gusta sentir malestar. Pero lo cierto es que cuando uno mira hacia atrás lo importante es tener claro que todo sentir tiene un sentido, un significado. Puedes intentar luchar contra tus emociones pero eso casi siempre te aboca a un mayor sufrimiento. Cuando te enfrascas en luchar contra tus emociones dejas de lado lo que más importa.
  2. Los centros deportivos están viviendo una verdadera revolución, innovando en tecnología y experiencia y, pese a que los entrenamientos personalizados están en pleno auge, no cabe duda de que es el ciclismo indoor la actividad que está ganando más adeptos. Pero no imagines que lo que triunfa es montarse en una bici estática de gimnasio y ponerse a pedalear hasta que tus piernas no puedan más... No, las bicicletas que están revolucionando el ciclismo indoor nada tienen que ver con el aburrimiento o el cansancio... Más bien se trata de un nuevo concepto que reúne la metodología real de entrenamiento de ciclismo con la tecnología más puntera, espectáculo de luces, sonido y ambiente durante las clases, numerosas medidas anticovid, servicios Premium, 'amenities' de lujo y atención personalizada. Y no es otro que TruCycle. Miguel Cea, director deportivo y socio fundador, explica que TruCycle es un club deportivo especializado en el rendimiento del ciclismo indoor, transformándolo en una actividad deportiva «innovadora, atractiva, saludable y divertida», como nunca antes se había practicado, porque «combinamos un entorno mágico y único donde pedalear y una verdadera metodología de ciclismo indoor». Esta actividad, que está triunfando pese a su todavía corta vida, está dirigida a todas aquellas personas «amantes del esfuerzo y del ejercicio cardiovascular», pero «no se necesita haber practicado antes ciclismo». Lo último en tecnología Y, entonces, ¿qué tiene TruCycle que no puedan ofrecerte todas las demás? La clave en este centro deportivo está en sus métodos reales de entrenamiento de ciclismo. Tiene una pantalla incorporada sobre el manillar que permite visualizar la gráfica de la clase, anticipa la información de la siguiente fase, mide la distancia recorrida, velocidad, calorías y hasta la fuerza ejercida en cada pedalada. La información queda registrada en su propia app, lo que permite a cada usuario monitorizar y mejorar su rendimiento. «Contamos con un entorno único donde nuestros clientes sean capaces de focalizar toda su atención en el espectáculo que ofrecemos en cada entrenamiento. Combinamos la magia de un teatro o de una sala de fiestas con la mejor planificación de entrenamientos para crear un verdadero espectáculo», indica Miguel Cea. Tres modalidades En TruCycle cuentan con tres modalidades: Live, Ridepro y Race. Según cuenta Miguel Cea, Live está enfocada a la diversión en un entorno de fiesta mediante entrenamientos reales de ciclismo. «Aquí se trabajan los continuos variables, intervalos largos, medios y cortos», explica. Por otro lado estaría Ridepro, donde buscan «un punto más en el rendimiento», mezclando varios métodos para subir la intensidad de las clases y sentirse un verdadero profesional. Race, por su parte, ofrece una competición real entre los participantes: «A través de una etapa, lucharemos por llegar los primeros o lo antes posible», dice. Además, también ofrecen un servicio exclusivo de entrenamiento personal enfocado a cualquier necesidad física que demanden nuestros clientes. Tal como cuenta Miguel Cea, buscan el «máximo control de las musculaturas implicadas en la realización del movimiento» y la conciencia corporal de cada persona en el entrenamiento a ejecutar, «sin salirnos del único patrón de movimiento: el pedaleo». Por ello, huyen de cualquier gesto que salga del movimiento circular de las piernas, siendo la posición empleada para ello la única capaz de soportar esas cargas y ángulos en la biomecánica del ejercicio. «Involucraremos y fortaleceremos todos los grupos musculares del tren inferior, junto con el abdomen y la mejora de flexibilidad en toda la cadena posterior», apunta. «La única manera de activar la musculatura del tren superior en la práctica del ciclismo indoor es la conciencia de la estabilidad corporal ejercida por el ligero soporte del peso del cuerpo en los brazos», indica Miguel Cea. Además, existe un máximo control y uso del abdomen como estabilizador del centro de gravedad, protegiendo la columna vertebral ante las distintas fuerzas ejercidas en cada pedalada. Beneficios del spinning La metodología de entrenamiento en TruCycle es muy eficaz por muchos factores, tal como cuenta el director deportivo: fortalece el corazón reduciendo la frecuencia cardiaca en reposo, mejora la circulación con una buena presión arterial y aumenta el nivel de oxígeno en sangre, proporciona una gran sensación de bienestar liberando endorfinas que ayudarán a combatir el estrés y disminuir la ansiedad, y porque fortalece los grupos musculares del tren inferior, aunque también involucra con menos esfuerzo los del tren superior. Al fin y al cabo, el cuerpo es una cadena muscular y es importante que «todos los músculos trabajen en conjunto para poder conseguir un movimiento seguro y eficaz». También, dada la falta de impacto a la que el tren inferior está sometido, es uno de los métodos más fiables para «empezar a recuperar cualquier lesión o dolor de rodilla», pues la gran implicación del cuádriceps hace que se vaya fortaleciendo de manera controlada y adecuada. Por otro lado, esta bicicleta mide los vatios (fuerza) y la cadencia (velocidad) en cada pedalada, por lo que las calorías que se gastan son en base a esos parámetros... «Son mucho más fiables y exactas para el rendimiento y buen hacer que buscamos en TruCycle, llegando a gastar hasta 800-900 kcal dependiendo del sujeto», manifiesta.
  3. No lo decimos nosotras, lo dicen los expertos en nutrición: una dieta saludable está formada, básicamente, por frutas y verduras. De hecho,s e ha demostrado científicamente que una dieta rica en estos frutos proporciona numerosos beneficios para la salud, como reducir el riesgo de varias enfermedades crónicas y mantener el cuerpo sano. Sin embargo, hacer cambios importantes en la dieta, de la noche a la mañana, a veces puede resultar muy abrumador. Por eso, en lugar de hacer grandes cambios, puede ser mejor comenzar con algunos más pequeños. La dietista-nutricionista Elisa Escorihuela, autora del blog Aula de Nutrición, ha preparado un test para que conozcamos más a fondo nuestra alimentación y seamos consicentes de si llevamos una dieta saludable o, por... Ver Más
  4. La compañía aérea que se encargó de sacar a Brahim Gali de nuestro país tras la crisis con Marruecos generada por su estancia en España sólo tuvo que pagar 489,86 euros por utilizar el aeropuerto pamplonés de Noain durante 62 minutos y fuera de su horario habitual. Así lo acredita la factura aportada a este periódico por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el organismo público que gestiona los aeródromos españoles, al que ABC requirió información sobre el vuelo del líder polisario a través del Portal de Transparencia. AENA ha remitido a ABC la factura que giró a la compañía francesa Airlec Air Space, que aterrizó uno de sus aviones medicalizados a las 22.21 del pasado 1 de junio y despegó, con Brahim Gali en su interior, una hora después, concretamente a las 23.23. Dicha factura se desglosa en sólo tres conceptos, que se corresponden con los servicios del aeropuerto de Pamplona que utilizó la aerolínea francesa contratada para sacar a Gali de España. El más importante es el «aterrizaje fuera de horario», que asciende a escasos 432 euros. Más barato resultó el servicio de meteorología (2,56 euros) y de tránsito aéreo del aeródromo, como se denomina a la asistencia técnica para aterrizar y despegar en condiciones de seguridad (54,85 euros). La factura no incluye más conceptos durante la hora que el avión ambulancia estuvo en el aeropuerto de la capital navarra. ABC también solicitó a AENA información acerca del pasaje y del plan de vuelo. El gestor aeroportuario responde que desconocía la primera cuestión porque el vuelo fue contratado directamente por el cliente y, respecto de la segunda, que no es de su competencia. Brahim Gali entró en nuestro país de incógnito y con nombre falso el pasado 18 de abril tras aterrizar en la base aérea militar de Zaragoza, desde la que fue trasladado a un hospital de Logroño, donde permaneció durante más de un mes hasta que el mismo 1 de junio declaró en la Audiencia Nacional ante el juez Santiago Pedraz en el marco de la causa por la que está acusado de presuntos delitos de lesa humanidad, genocidio y tortura. Ese mismo día, al borde de la media noche, salía de España desde el aeropuerto de Pamplona, que atendió el vuelo fuera de hora por 489,86 euros.
  5. Los representantes del Gobierno vasco presentes en las negociaciones con los sindicatos de Prisiones, con los que intenta llegar a un acuerdo para la incorporación de los funcionarios de las cárceles a la administración vasca, utilizan el euskera en las reuniones, a pesar de que como es obvio saben hablar castellano perfectamente. El uso de la lengua de la Comunidad autónoma obliga a la utilización de un intérprete, lo que repercute en la agilidad del intercambio de pareceres, según las fuentes consultadas por ABC. El detalle, anecdótico para el resultado final de las conversaciones, es percibido como una descortesía por algunos de los asistentes a esos encuentros. Pero más allá de eso, también es un mensaje inequívoco de que se quiere la euskaldunización de los centros penitenciarios, que a partir del 1 de octubre pasan a ser competencia de la Administración vasca. La mayoría de los más de 700 funcionarios de Prisiones que trabajan en las cárceles vacas son originarios de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, y a pesar de que llevan ya muchos años destinados en esas cárceles no manejan el euskera. El propósito del Gobierno vasco es que si se quedan a trabajar allí, tengan un plazo prudente para adquirir los conocimientos básicos del idioma. Este también puede ser uno de los escollos para que los funcionarios de prisiones decidan quedarse, ya que con una media de edad en torno a 50 años el aprender un idioma complicado como ese les puede suponer un importante esfuerzo. El pasado 12 de mayo una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) declaró nula una convocatoria de empleo de Policía Local del Ayuntamiento de Irun al entender que resultaba 'discriminatorio' exigir euskera para ser policía local y que bastaba que uno de los dos agentes de cada patrulla conociese el idioma para garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía. No obstante, lo esencial para que los funcionarios de prisiones destinados ahora en el País Vasco decidan pasar a depender de la administración autonómica es que se les garantice el mantenimiento de sus actuales condiciones laborales más allá de los dos años que propone el Gobierno vasco.
  6. El País Vasco asume el próximo día 1 la competencia de Prisiones, pero lo va a hacer en una situación muy complicada al no haber llegado a un acuerdo en sus condiciones laborales con los que debían ser sus nuevos funcionarios, ahora dependientes de la Administración central, que en estos momentos están destinados en las cárceles de esa comunidad. Ante esta situación, muchos de ellos han pedido plaza en los centros que dependen de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias acogiéndose al concurso general de traslados convocado recientemente. Ante esa situación los representantes de los trabajadores han aconsejado a sus afiliados que opten al concurso general de traslados convocado por Instituciones Penitenciarias, cuyo plazo de solicitudes finalizó el pasado miércoles. Las fuentes consultas aseguran que, según las informaciones de que disponen, se ha producido una petición masiva de traslados. «Lo hemos aconsejado –explican desde CSIF Prisiones– porque en el caso de que al final no haya un acuerdo con el Gobierno vasco los funcionarios pueden optar por salir de esa Comunidad, lo que sería imposible si no hubieran hecho esa petición. Por el contrario, si hay entendimiento simplemente tendrían que renunciar a la plaza, y no perjudicarían a nadie porque ocuparía el puesto el siguiente de la lista». La petición de traslado no implica que se vaya a conceder de inmediato, salvo que el que opte a ella sea el primero de la lista. Es decir; si un funcionario del País Vasco gana plaza en una prisión gallega, sí podría incorporarse a ella de forma inmediata. En caso contrario, deberá a esperar a que su traslado no afecte al funcionamiento normal del centro penitenciario en el que presta servicio ahora. Asi será hasta que la Administración autonómica esté en condiciones de prestar este servicio esencial con sus propios funcionarios. Los trabajadores actuales, por tanto, quedarían ‘presos’ en las cárceles en las que están destinados en estos momentos, aunque obviamente una situación así elevaría la tensión laboral en las prisiones, unas instalaciones muy delicadas de gestionar por su naturaleza. Como se ha señalado, la Administración vasca ha mantenido ya reuniones con los sindicatos, pero no se ha llegado a acuerdos. El gran escollo es la regulación de la jornada laboral. El Gobierno vasco, al menos a medio plazo, quiere eliminar la posibilidad de que se puedan cumplir las 37,5 horas que marca el convenio actual en solo tres días, para luego poder librar 6 seguidos. Este horario especial es muy apreciado por los más de 700 funcionarios de prisiones destinados en el País Vasco, ya que la mayor parte de ellos son asturianos, cántabros, gallegos y castellano-leoneses. Con la jornada laboral concentrada pueden ir al País Vasco solo a trabajar y mantener su residencia en su lugar de origen. Además, tienen otras condiciones beneficiosas, como son mayor sueldo por ‘especial penosidad’ –fue concedida en los años en los que ETA sembraba de muerte esa comunidad–, facilidades para la pernoctación en pabellones y casi un mes más de vacaciones. Todo ello hacía, además, que la plantilla en los centros penitenciarios vascos fueran muy estables. Dos años de transición El Gobierno vasco quiere que sus funcionarios vivan en su territorio, y además ve algunos complementos del salario difícilmente asimilables en su administración. Por eso, solo garantiza su mantenimiento durante un periodo transitorio de dos años. Las fuentes consultadas también ven un trasfondo político en esta postura. Dos años es precisamente el tiempo que se calcula que tardarán las autoridades de esa comunidad en formar a sus nuevos funcionarios, nativos y que dominen el euskera. Se les inculcarán, además, las ideas que en esta materia tiene el Gobierno vasco, con especial atención a la ‘reinserción social’ de todos los presos; incluidos, en lugar destacado, los etarras. De paso, se quiere acabar con la imagen de ‘carceleros’ y ‘torturadores’ que algunos han difundido muchos años de los funcionarios de Prisiones.
  7. El expresidente Donald Trump demandó el martes al diario ‘The New York Times’ por una información publicada en 2018 sobre la fortuna familiar y las estratagemas fiscales para reducir la carga tributaria. La demanda, presentada en Nueva York, también acusa a su sobrina, Mary Trump, de violar un acuerdo de confidencialidad al revelar información fiscal que se le facilitó durante una disputa sobre la herencia del padre del expresidente, Fred Trump. La demanda acusa directamente al ‘Times’ y a tres de sus empleados, Susanne Craig, David Barstow y Russell Buettner, de perseguir a Mary Trump para convencerla de que les entregara los documentos, a pesar de que, dicen los abogados del expresidente, los tres sabían que ella había firmado un acuerdo de confidencialidad. Según reveló en 2018 el ‘Times’, Trump, amasó su fortuna con al menos 413 millones de dólares (357 millones de euros) recibidos de su padre por los que evadió una considerable cantidad de impuestos. Según la mencionada investigación, los padres de Trump donaron aún en vida a sus hijos más de 1.000 millones de dólares, por los que deberían haber pagado unos 550 millones de dólares en impuestos. Además la familia Trump se benefició de una serie de maniobras para evitar la tasa del 55% aplicada a las herencias, y acabó pagando apenas 52 millones, un 5% de lo que marca la ley. El presidente tiene tres hermanos. Otros dos fallecieron en 1981 y 1985. El padre del actual presidente, Fred Trump, murió en 1999 dejando una fortuna a sus descendientes. Cuando su hijo Donald se lanzó al negocio inmobiliario en los años 70, y necesitaba dinero en líquido, el padre le derivó decenas de millones de dólares. Esto contradice la versión de Trump de que lo único que recibió de su familia fue un millón de dólares para comenzar su andadura empresarial. En realidad, esa cifra es de al menos 60 millones, según la investigación del ‘Times’. Mary Trump reveló el año pasado en su libro «Siempre demasiado y nunca suficiente» que ella misma entregó a los reporteros 19 cajas de documentos sobre su tío, al que acusa de la humillación y destierro de su propio hermano, Fred Jr., el padre de la autora, que murió en 1981 tras una larga batalla con el alcoholismo. En el libro, Mary Trump revela que aceptó entregar esos documentos porque estaba horrorizada por la conducta de su tío en la presidencia. «Vi en tiempo real cómo Donald destrozaba normas, ponía en peligro alianzas y pisoteaba a los vulnerables», lamenta en el libro. En una entrevista con este diario hace un año, Mary Trump, que es psicóloga de formación, dijo que su tío «es incapaz de hacer nada que no sea por interés propio, no tiene empatía, y experimenta delirios de grandeza sobre sus logros y aptitudes». Según la demanda de Donald Trump, los acusados participaron en un complot lesivo para obtener registros confidenciales y altamente sensibles que explotaron en su propio beneficio y para legitimar falsamente sus publicaciones». En una declaración hecha ayer a la cadena NBC, Mary Trump dijo de su tío: «Creo que es un perdedor y lo único que sabe hacer es montar espectáculos por cualquier cosa. Es desesperación. Las puertas se le están cerrando». Una portavoz del ‘Times’, Danielle Rhoads Ha, dijo por email que la demanda «es un intento de silenciar a las empresas de medios independientes» y anunció que el diario defenderá a los periodistas ante el juez. El diario incluso reveló que Fred Trump llegó a entregarle 3,5 millones a su hijo comprando fichas de apuestas en uno de sus casinos. Aquello ocurrió en los años 80, cuando varias de las empresas de Trump, incluida su línea aérea y sus casinos en Atlantic City, entraron en suspensión de pagos. Durante aquella época, difícil para el ahora presidente, el padre echó mano de sus ganancias para rescatar los negocios de su hijo. En 1987 Donald Trump debía a su padre 11 millones de dólares. Si se hubieran condonado como una donación, debería haber pagado una considerable cantidad de impuestos. En lugar de eso, Fred Trump invirtió 15 millones en uno de los edificios de Donald y en cuatro años vendió sus participaciones por 10.000 dólares a su propio hijo. De ese modo, un regalo millonario quedó maquillado como una compra-venta ruinosa para el padre. Lo cierto es que el ‘Times’ ha publicado una nutrida serie de investigaciones sobre la fortuna de Trump y su trato con el fisco. Antes de las elecciones, el diario reveló que durante 10 años la declaración de la renta no le salió a pagar y que en 2016 y 2017 debió abonar apenas 750 dólares anuales después de las retenciones. Después reveló que el presidente tiene cuentas bancarias en China, Gran Bretaña e Irlanda, de las que no reveló el saldo. La cuenta china sirvió para pagar 188,561 dólares (unos 160.000 euros) en impuestos al régimen de Pekín por negocios en ese país.
  8. A poca gente le dirá algo el nombre de Miguel Vargas Jiménez, pero seguramente les suene más el apodo con el que fue conocido, 'Bambino'. Artista de una acusada personalidad y un estilo absolutamente personal, fue uno de los precursores de la canción aflamencada, con éxitos como 'Corazón loco', 'Soy lo prohibido', 'Procuro olvidarte' o 'Voy a perder la cabeza por tu amor'. La historia de este particular artista la ha contado Paco Ortiz en 'Algo salvaje: la vida de Bambino', un documental que verá la luz próximamente, y en el que se quiere profundizar un poco más en su figura. La película, producida por Sarao Films, en coproducción con TVE y Canal Sur TV, cuenta con secuencias que ficcionan la vida de Bambino, interpretado en su edad madura por Luis Alberto Domínguez y en sus primeros años de carrera por su sobrino Miguel Clavijo. El filme cuenta con además con los testimonios de familiares, amigos y personas que le conocieron, además de figuras a los que de una u otra forma les influyó Bambino: José Mercé, Alberto García-Alix, Máximo Valverde, Nazario, Luis Troquel, Justo Molinero, Ricardo Pachón, Gonzalo García Pelayo, Pilar Távora, Los del Río, Enrique Bunbury, Pitingo, Manuel de Angustias o Antonio Carmona, entre otros. El cartel de la película es obra de Man-o-Matic. Se trata de una aplicación del graffitti que el propio artista urbano ha desarrollado en la barriada de El Tinte de Utrera (Sevilla), donde nació Bambino. Su elaboración tiene, además, una presencia continua en el documental La biografía de Miguel Vargas Jiménez cuenta que nació en la calle Nueva de Utrera el 12 de febrero de 1940. Fue el tercer hijo del matrimonio gitano formado por Manuel Vargas Torres 'Chamona', y Francisca Jiménez Ramírez 'Frasquita', hija de Diego 'el de Gaspar' y hermana de Manuel de Angustias. En su adolescencia, mientras ejercía como peluquero -el oficio de su padre- empezó a sentirse atraído por el flamenco y comenzó a cantar en reuniones familiares. Cuando tenía veinte años vio en un potaje gitano de Utrera al cantaor Diego 'el de Gloria', que interpretaba por rumbas una canción de Gloria Lasso, 'Chiquillo', a su vez una versión de un tema de Renato Carossone. Miguel Vargas incluyó en su repertorio esa rumba, en cuyo estribillo se repetía la palabra 'Bambino'. Su interpretación fue tan celebrada que a partir de entonces ese fue su apodo. Paco Ortiz, el director de 'Algo salvaje: la historia de Bambino' -también es su guionista y su productor- cuenta: «Cuando llegas ser conocido como el 'artista de artistas' es por algo, y si además tu vida fue tan apasionante como tu carrera, se dan suficientes ingredientes para que detrás, exista una gran historia. El primero de ellos sería el camino de ida y vuelta a su Utrera natal, después de haber hecho fama pero no fortuna, y todo por ese ansia de exprimir la vida hasta la última gota, sin mirar a atrás, sin pensar en el mañana». «El segundo aspecto que me maravilla es esa personalidad tan poderosa -sigue Paco Ortiz-. Firme en su ideas, exigente pero divertido, generoso con los suyos, atrevido pero reservado... Por último me fascina su facilidad innata para conseguir eso que buscan todos y que sólo consiguen algunos elegidos: emocionar. Y es que Bambino sabía transmitir a base de letras contundentes que él mismo sugería, de gestos y arrebatos y de un ritmo frenético que conducía a los devotos espectadores al éxtasis».
  9. Valoración Crítica4 'Sombras' Teatro Rialto, Madrid «Que veinte años no es nada...», reza el tango. Y a veces acierta. Es el caso de Sara Baras, que hace ya algo más de dos décadas que creó su propia compañía, y mantiene intactas las cualidades que mostraba entonces y que le han hecho convertirse en una estrella de nuestra danza. Son cualidades que trascienden a su baile, magnífico, pero que lo adornan, se enredan a él como hiedra hasta convertirse en parte indisoluble de él. 'Sombras', el espectáculo que presenta actualmente en la Gran Vía madrileña, no difiere en lo fundamental de anteriores trabajos: un friso flamenco creado a su imagen y semejanza, con bailes fundamentalmente vibrantes, jubilosos y jaraneros, envueltos por una música igual de elocuente y una producción sencilla pero efectiva. Todo puesto, naturalmente, al servicio de Sara. La gaditana exhibe a lo largo del espectáculo lo mejor de su repertorio habitual, con mención especial para ese taconeo insistente, musical. hipnótico. Pero no se queda ahí su baile, que con los años ha madurado y ha adquirido sabor y reposo. Pero el verdadero elemento diferencial, lo que hace a Sara Baras una artista única, es bailar con la sonrisa. Verla sobre el escenario es algo placentero, gozoso. Verla disfrutar sobre el escenario como ella lo hace produce en los espectadores un efecto contagio, y disfrutan con ella. Ese espíritu optimista, esa alegría que proyecta, se impregna en el patio de butacas, y consigue algo que, no hay que olvidarlo, es la base principal de las artes escénicas: la comunicación. De ahí -y de ese apabullante terremoto que siguen siendo sus pies- que consiga día tras día que el público se ponga en pie al concluir el espectáculo. 'Sombras' Dirección y coreografía: Sara Baras. Música: Keko Baldomero. Garabatista: Andrés Mérida. Textos: Santana de Yepes. Iluminación: Óscar Gómez de los Reyes. Vestuario: Luis F. Dos Santos. Intérpretes: Sara Baras Ballet Flamenco. Teatro Rialto, Madrid
  10. Aretha Franklin es irrepetible, pero, antes de su muerte en 2018, fue la propia Reina del Soul quien escogió a su sucesora. Al menos para ‘Respect’, el biopic de su vida que quiso que protagonizara Jennifer Hudson. La actriz, ganadora de un Oscar por ‘Dreamgirls’, le devuelve el regalo a base de entrega, y ofrece en la película, dirigida por Liesl Tommy, una interpretación íntima de la cantante, a la que recrea como una joven vulnerable y confundida que busca un golpe de suerte para escapar al patriarcado que domina su existencia. «Este papel es un sueño hecho realidad. Siempre he querido interpretar a Aretha porque la entiendo y me identifico con ella», asegura Hudson. «Es parte de mi lucha como artista, una mujer a la que admiro», reconoce la intérprete, para quien fue un reto asumir este papel: «El proceso fue agotador porque exigió una entrega total por mi parte. Tuve que estar presente física, emocional, mental y espiritualmente, en todos los sentidos. Me atreví a cantar en vivo, para añadir ese elemento de autenticidad a la emoción, y me costó canalizar mis emociones, que interrumpían mi actuación». Además de una gran voz, Hudson comparte con Aretha Franklin un pasado difícil. Ambas, de hecho, perdieron a sus madres cuando eran muy jóvenes, algo que, de manera inconsciente, ha marcado a la actriz en su carrera. «Me identifico con ella precisamente por la falta de la figura materna», admite la artista, incapaz de contener las lágrimas al recordar a su madre. «Me emociona hablar de esto, pensar en cómo la pérdida de nuestras madres ha condicionado nuestro camino», reflexiona. Para la actriz, este es el papel más importante de su vida. «Sobre todo porque llegué a conocer a la persona que estoy retratando. Todavía me pregunto si di el máximo. Soy una persona de palabra y creo que Aretha sabía eso de mí», comenta Hudson, que habló con el icono del R&B semanalmente durante sus últimos meses de vida. «Teníamos conversaciones telefónicas todas las noches; ella llamaba y preguntaba por mi hijo. A él le encanta cocinar y a ella también, así que nos preguntaba», recuerda la actriz, que comparte cartel con un poderoso elenco en el que Forest Whitaker da vida al padre de Franklin, el reverendo C.L. Franklin; Audra McDonald, a su hermana Barbara; Mary J Blige, a Dinah Washington, y Marlon Wayans interpreta a Ted White, el primer marido y exgerente de la reina del soul. Pese al género de la película, 'Respect' no elude su agitada vida romántica con otras grandes estrellas de la múscia. «Era mujer además de artista, cada uno puede elegir lo que le gusta. Jamás la voy a juzgarla por sus decisiones. Cada uno a lo suyo», afirma, contundente, Jennifer Hudson.
Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Traditional) Dutch English French Galician German Greek Hebrew Hindi Icelandic Irish Italian Japanese Portuguese Russian Serbian

Recomendamos

Imágenes al azar

¿Quén está en línea?

Hay 86 invitados y ningún miembro en línea